lunes, 12 de agosto de 2013

A mí también

A mí también me gusta que digan que me han necesitado, que la diferencia entre ser y no ser yo es relevante, que se alegran de que estoy, que cuento.

A mí, que me precio de ver signos y señales, también me parece que ese gesto, ese apretón en el brazo, esa palabra, a veces no me bastan. O no están. Sobre todo, no están.

A mí, que nunca soy suficiente, nunca sé dar lo oportuno, que no sé consolar más allá de unas palabras, que no valgo, también me vale cualquier palabra para confirmar todo eso.

A mí también me gusta que me cuiden. Pero no sé dejarme.