sábado, 15 de marzo de 2014

Volver a empiezar

Como quien acaba de caer por la pendiente después de una dura escalada. Escalada interruptus.
Con determinación y energías renovadas. O con las orejas gachas y mordiéndose la rabia. O con el derrotismo en los hombros y el cansancio en el mirar. O con la firme convicción de cada paso. Reafirmando cada centímetro.

Sin detenerse a contemplar lo que hay allá arriba, porque está muy lejos, porque el miedo produce parálisis y sería un lastre.

Volver a empezar.

Recomponerse, reajustarse la mochila. Recoger cada trocito perdido sin querer. Recuperar los que se quedan, desechar los que nos acompañaron y que ya no deben estar. Renacer. Reconstruirse como un nuevo puzzle.

Volver a empiezar.