martes, 21 de julio de 2015

Un día más

Regálame un día más. Uno solo pero uno cada vez. Un día más de tu presencia, tu sentido del humor, de tu mente clarísima, de tu cariño. Un día más de tu lucidez y tu apoyo, un día más de tu cabecita loca.

Cada día, cada minuto, es una batalla ganada a lo que no es bueno. Se le empuja y se le hace saber que no va a poder ser esta vez, que no te vas a rendir y nosotros tampoco. Porque donde falle tu fuerza están las nuestras. Y porque tu fuerza es más que la de los demás. No me importa recordártelo mil veces. Por un día, solo uno. Pero uno cada vez.