lunes, 23 de enero de 2017

Horror vacui

Hace poco me di cuenta de que sufro de horror vacui. En algunos aspectos me voy curando, ya no necesito rellenar como sea los silencios. Y a veces sé estar sola, sin móvil, sin internet, sin tele.

Hace menos tiempo aún, me di cuenta de que es de familia. No sé si aprendido o heredado.

El terror al vacío. Porque si no hay nada ¿qué hay? Lo que no quieres mirar. Miedo, vértigo, náusea, desesperación. Cualquier cosa menos el eco de tu voz en una habitación vacía. Los huecos entre los barrotes de los puentes a través de los que se ve el suelo, allá lejos. Pero entre el suelo y tú, nada, caída libre.Y es difícil, para algunos es muy difícil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada