lunes, 19 de diciembre de 2016

El sol

Cuánto me gusta el sol de invierno. Los días helados en los que el sol te quema los párpados y la piel, desmintiendo lo que cuentan: que si es frío, que si tiene dientes.

He pasado cerca de la verja y he visto la piscina. El césped que canta bajo los árboles, recuerdo de besos de cloro. La piscina dormida bajo la capa de invierno gris.

Esconderá este invierno sus dientes y volveré a sentir las gotitas en la piel, las punzadas del calor amarillo, los niños saltando al agua.

Porque me gusta el sol.

1 comentario:

  1. A mí también me gusta el sol, sobre todo leer en el parque al sol, y a veces también salir a pasear con mi madre bajo el sol. El sol me hace mejor persona, creo ;-)

    (¡Cuánto escribes últimamente, qué bien!)

    ResponderEliminar